POR QUÉ EL 80% DE LA GENTE ODIA SU TRABAJO, PERO NO HACE NADA PARA CAMBIARLO…

La mayoría de la gente que conozco prácticamente odia lo que hace…

Viven quejándose de su trabajo, sus jefes, compañeros, salario, el tranque diario, las horas interminables en la oficina y la falta de control sobre sus vidas.

Viven soñando con sus vacaciones y con lo que realmente quisieran hacer y sólo dicen: “algún día”, sin realmente hacer nada para salir de su predicamento.

Te cuento todo esto porque aunque yo también estuve allí, no me limité a quejarme, sino que tomé acción.

Y es que esa versión de la vida en la que me dicen que si voy al banco, debo hacerlo en mi hora de almuerzo, definitivamente no es para mí. Tampoco el tener que ir a trabajar aunque me duela muchísimo la cabeza, todo porque no me permiten faltar sin carta del doctor y me siento muy mal como para ir por una.

Ojo, no todos caen en esta situación. Si amas tu trabajo y vida actual, felicidades! Pero si no, sigue leyendo.

ME PRESENTO

Hola, soy Carla. Emprendedora y Nómada Digital panameña

Una chica común y corriente, sin fondos, becas, propuestas de empleo en el extranjero, un marido rico, ni nada que pudiera hacer posible su sueño de renunciar a la carrera de las ratas para vivir viajando, algo fácil de lograr ¡Pero aún así lo hizo!

Hoy enseño a otros a hacer lo mismo.

RENUNCIÉ A MI TRABAJO PARA VIAJAR

Esta es mi historia…

Una chica común y corriente, sin fondos, becas, propuestas de empleo en el extranjero, padres ricos, ni nada que pudiera hacer posible su sueño de recorrer el mundo algo fácil de lograr… ¡Pero aún así lo hizo!

IMG_6045

CÓMO VIVO VIAJANDO?

Creé mi propio blog profesional por sólo $12 dólares (menos de lo que te cuesta un almuerzo en cualquier restaurante), en donde ofrezco mis servicios, vendo mis conocimientos y trabajo de forma remota. 

EL MITO

Hay una tendencia a asumir que las personas exitosas y confiadas nunca tienen dudas. Que son decisivas en cada elección, nunca se arrepienten y siempre saben qué hacer.

Pero eso no podía estar más lejos de la verdad.

La duda es una respuesta muy humana a todos los desafíos que la vida nos presenta, pero esta no tiene derecho alguno a impedirte superar obstáculos y alcanzar tus metas.

¿Sabes qué debería darte mucho más miedo que intentarlo? El pensar en la posibilidad de haber pasado casi 20 años de tu vida estudiando y preparándote, para terminar gastando tus años más productivos en cumplirle los sueños a otro.

Es cierto, muy pocos aspirantes a emprendedores lo logran, pero sabes por qué? No porque no tengan ganas y/o talento, no porque no sean lo suficientemente buenos… para nada.

No lo lograrán porque repiten un patrón bastante peligroso: viven afectados por el síndrome del soñador, ese que los hace pensar demasiado antes de atreverse a hacer algo tangible al respecto. Nunca se sienten lo suficientemente listos y prefieren, simplemente, seguir odiando lo que hacen.

GANA DINERO SIN SALIR DE CASA

En este curso gratuito (valorado en cientos de dólares), te enseñaré a definir una idea de negocio, elegir el nombre de tu proyecto y a crear una página web profesional como esta, en tan solo 1 hora.

Trabaja desde casa

PIERDEN LA BATALLA MUCHO ANTES DE EMPEZARLA

La mejor manera de ganarle a la duda y empezar es justamente esa… empezando.

Cada vez que me encuentro con un correo de alguien con meses en mis grupos de Emprendimiento Online y que sigue dando vueltas, siento la necesidad de ser brutalmente honesta y explicarles que:

  • Si necesitamos que alguien nos esté dando constante ánimo para seguir con nuestro proyecto, no estamos hechos para ésto.
  • Si otra persona parece estar más preocupada que nosotros por nuestro emprendimiento y sus avances, no estamos hechos para esto.
  • Si estamos aquí por moda, no estamos hechos para ésto.
  • Si queremos ganar dinero fácil y rápido, no estamos hechos para esto.
  • Y si luego de un par de intentos tiramos la toalla, definitivamente NO estamos hechos para esto

EMPRENDER NO ES VOY A INTENTAR UN DÍA, NO FUNCIONÓ Y LUEGO, ADIÓS

Esto se trata de intentar día a día y ver qué carajos hago, pero no dejar de intentar hasta que logre descubrir la manera de tener éxito haciendo lo que me he propuesto.

Siempre le digo a mis alumnos que los apoyo con todo el gusto y cariño del mundo, pero llega un punto en el que me doy cuenta de que hay personas por las que no podré hacer nada, por más que quiera ayudarles.

Y es que con el paso de los meses, he descubierto que lamentablemente sólo se puede ayudar al que se deja ayudar. Al que ejecuta y no sólo se dedica a leer, dar like y leer, mes tras mes, sin hacer nada.

Créanme que cuando realmente queremos hacer algo, encontramos la manera, cuando no, encontraremos mil y una excusas.

¿TE GUSTARÍA SER BLOGGER PROFESIONAL?

Únete a este curso gratuito, en el que aprenderás a definir tu idea y crear un blog o página web profesional, en menos de 1 hora. 

Home Banner

TE CUENTO ALGO

Hace poco más de 1 año, conocí a varios emprendedores en un grupo de Facebook, todos estaban en la fase de “planificación” de su emprendimiento, eso fue justo cuando yo estaba empezando con mi idea del blog de viajes.

Recuerdo verlos hablar con palabras súper rebuscadas sobre los puntos a seguir, sobre toda la teoría que estaban aprendiendo para poder emprender antes de dar el primer paso y como no era una buena idea que yo decidiera sacar mi emprendimiento tan rápido. ¿Adivinen qué está haciendo la gran mayoría de esos emprendedores hoy día?

Yep…siguen planificando!

LANZA CUANTO ANTES, EQUIVÓCATE RÁPIDO Y MEJORA CONSTANTEMENTE

En lugar de dudar tanto de ti mismo o de tu idea de negocio, trata de pensar en todas aquellas cosas “imposibles” que los hombres y las mujeres han logrado a lo largo de los años y utiliza esto como motivación para impulsarte aún más a lograr tus sueños y alcanzar tus metas.

Recuerda que a veces se gana y otras se aprende, pero si en vez de intentarlo, dejas que la duda venza y retrasas tu salida para “cuando estés verdaderamente listo”, lo más probable es que no ganes nada y pierdas todo.

odio mi trabajo

Recuerda que las oportunidades nunca se pierden … Las que tú dejas marchar, las aprovecha otro.