¿CÓMO INVERTIR MI DINERO?

¿Cómo invertir mi dinero? Es la pregunta más inteligente que puedes hacerte cuando pagas todos tus compromisos mensuales y te sobran algunos dolaritos, pero también es algo que deberías preguntarte si con tus ingresos casi no llegas a fin de mes y necesitas buscar una forma efectiva de hacer rendir tus ingresos. 

El dinero tiene 3 etapas: generarlo, guardarlo e invertirlo.

Si luego de hacer las compras de Navidad te sobró parte del bono navideño, o simplemente quieres ver que tus ahorros tengan un mejor rendimiento, en este artículo te explicaré los conceptos básicos de inversión, y algunos instrumentos financieros que te serán muy útiles si quieres poner tu dinero a trabajar. 

EL MIEDO A INVERTIR DINERO

No importa si hablamos de lanzarnos en un paracaídas, de invitar al cine a esa persona que nos gusta, o de invertir en acciones. El miedo no siempre es tu amigo, así que para ayudarte a minimizar ese sentimiento tan perjudicial cuando se trata de dinero, te comparto estos 7 principios universales:

1. ENTIENDE LO QUE ESTÁS A PUNTO DE HACER

Es un hecho que entre el conocimiento y el miedo existe una relación inversa, ya que mientras más tengas del primero, menos tendrás del último, y viceversa.

Si lo que deseas es invertir en acciones, primero necesitas invertir el tiempo que haga falta para aprender sobre ello, antes de mover un solo centavo.

Habla con algún conocido que conozca mucho del tema, o busca en la web gente con experiencia comprobada (casi todos tienen un blog).

¿TE GUSTARÍA SER BLOGGER PROFESIONAL?

Únete a este curso gratuito, en el que aprenderás a definir tu idea y crear un blog o página web profesional, en menos de 1 hora. 

Home Banner

2. COMPRENDE POR QUÉ LO ESTÁS HACIENDO

De la convicción viene el coraje.

Ese sentimiento de que “todo el mundo lo está haciendo y yo me lo estoy perdiendo”, es el que probablemente ha llevado a que la mayoría de la gente tome las peores decisiones de inversión (mucho más que cualquier otro factor).

Nunca hagas esto por moda, sino porque estás convencido de que es lo mejor.

3. NO TE EXCEDAS

Lo que JAMÁS deberás hacer, a menos que quieras asustarte hasta el punto de sentir que la muerte te respira en la nuca:

  1. Invertir ese dinero que pronto necesitarás.
  2. Invertir más de lo que puedes. Siempre le aconsejo a mis lectores que empiecen invirtiendo solamente lo que les sobra. Si aún no te sobra nada, mejor busca la forma de gastar menos y ganar más.
  3. Invertir tu dinero en especulaciones que parecen más un juego, que una inversión bien calculada y bien pensada.

¿SALIR DE DEUDAS, O INVERTIR?

Si le preguntas a cualquiera de los que realmente han tenido éxito invirtiendo, todos te dirán lo mismo: “No juegues con lo que no tienes”.

Así que, por favor, no busques consejo de inversión en aquellos que aparentan ser conocedores y que lo único que hacen es vender “pensamientos millonarios” por internet, sin mostrar ninguna prueba comprobable de su éxito.

¿ENTONCES, QUÉ HAGO PRIMERO?

Mantén al menos 6 meses de pagos mensuales en efectivo, y trata de que el total de tus deudas no sumen más del 30%, o incluso menos de ser posible, de tu salario bruto (es decir, tu salario sin el descuento de impuestos).

Antes de comenzar a invertir (e incluso antes de tratar de reducir una deuda), algo muy saludable es que logres tener un colchoncito de dinero líquido (o sea, en efectivo), de modo que puedas hacerle frente a cualquier evento inesperado (de esos que nunca faltan), sin necesidad de endeudarte más.

Luego de lograrlo, cancela primero las deudas que te cobran el interés más alto. Este tipo de deuda, generalmente conlleva una tasa mucho más alta de lo que la mayoría de las inversiones te hará ganar, así que realmente vale la pena cancelarla antes de pensar en invertir.

Cuando cancelas una deuda, te ahorras el equivalente a la cantidad que pagabas en intereses, por lo que generalmente es mejor concentrarse en pagarlas.

Una vez hayas creado un colchón de dinero en efectivo para imprevistos, y tengas menos del 30% de tu salario comprometido, es el momento de invertir.

¿QUIERES GANAR DINERO DESDE CASA?

En este curso gratuito (valorado en cientos de dólares), te enseñaré a definir una idea de negocio, elegir el nombre de tu proyecto y a crear una página web profesional como esta, en tan solo 1 hora.

Home Banner

NO TODAS LAS DEUDAS SON MALAS

Aquellas deudas que nos ayudan a crecer nuestro patrimonio (siempre y cuando las mantengamos dentro de un nivel manejable), pueden considerarse deudas “buenas”.

Por ejemplo: los préstamos de hipotecas tienen un bajo interés y en cambio, la valorización que sufren a través de los años puede superar en gran forma esos intereses.

Otro tipo de deuda “buena”, es invertir en tu educación, ya que un título o grado superior te permitirá ganar mucho más dinero.

Te daré un último ejemplo de deuda “buena”: los préstamos para hacer crecer tu negocio. Si eso permite que tu empresa produzca más dinero y puedes cubrir fácilmente el monto de la deuda, entonces es una buena inversión.

ANTES DE INVERTIR IDENTIFICA TU PERFIL DE INVERSIÓN

Si quieres invertir, primero debes saber cuál es tu perfil de inversión. Es decir, es necesario que averigües si eres adverso o no al riesgo.

¿Crees que puedes asumir el sube y baja (comportamiento volátil) de tus inversiones, o en cambio piensas que eres más conservador y no estás dispuesto a correr demasiados riesgos o simplemente, no puedes darte el lujo de arriesgarte?

Para definir tu perfil, considera estas variables:

  1. Tu edad.
  2. Tus ingresos.
  3. Tu poder adquisitivo, o cuánto te sobra para gastar.
  4. Tu horizonte de tiempo o cuánto puedes esperar para recibir la inversión (generalmente mientras más tarde la recibas, será mayor).
  5. Tu situación tributaria.
  6. Cualquier otro criterio financiero que te haga distinto a tu vecino.

Te daré un ejemplo: si eres joven y puedes recuperar cualquier pérdida (por el hecho de que vas a seguir trabajando en un futuro), y actualmente cuentas con un ingreso disponible alto en relación con tu estilo de vida, probablemente tendrás una mucho mayor tolerancia al riesgo y podrás invertir de manera más agresiva, en lugar de pagar la deuda.

TIPOS DE INVERSIONISTA

INVERSIONISTA TIPO A – EL CONSERVADOR

  1. Busca proteger su capital a como dé lugar, y tiende a preocuparse mucho cuando siente que su dinero corre riesgos.  
  2. Tiene una comprensión muy básica acerca de los mercados de inversión, y de cómo funcionan.
  3. A este tipo de inversionista, el riesgo de invertir su dinero le hace percibir que hay “Peligro”.
  4. Cuando toma una decisión financiera, por lo general se enfoca en las posibles pérdidas.
  5. Busca rendimientos moderados y no desea asumir más riesgo del estrictamente necesario.

INVERSIONISTA TIPO B – EL MODERADAMENTE CONSERVADOR

  1. Está preparado para establecer una cartera diversificada, que lo proteja parcialmente de la inflación y de los impuestos.
  2. Tiene una comprensión general de los mercados de inversión, aunque le gustaría tener una comprensión más amplia para explorar las posibilidades.
  3. A este tipo de inversionista, el riesgo de invertir su dinero le hace sentir “Incertidumbre”.
  4. Cuando toma una decisión financiera, se centra mayormente en las posibles pérdidas, pero también tiene en cuenta las posibles ganancias.

INVERSIONISTA TIPO C – EL BALANCEADO

  1. Desea adoptar una cartera diversificada para protegerse un poco de la inflación y los impuestos.
  2. Tiene una comprensión razonable de los mercados de inversión, y de su funcionamiento.
  3. A este tipo de inversionista el riesgo de invertir su dinero le hace sentir que hay “Posibilidades”.
  4. Cuando toma una decisión financiera, está más enfocado en las posibles ganancias, pero también tiene en cuenta las posibles pérdidas.

INVERSIONISTA TIPO D – EL MEDIO ARRIESGADO

  1. Desea invertir en una amplia gama de inversiones de calidad, pero predominantemente en activos de crecimiento para lograr un mayor crecimiento.
  2. Entiende que los mercados de inversión pueden fluctuar, que fluctuarán y que los diferentes sectores del mercado ofrecen distintos niveles de riesgo, ingresos y crecimiento.
  3. A este tipo de inversionista, el riesgo de invertir su dinero le hace sentir que tiene “Oportunidad”.
  4. Cuando toma una decisión financiera, por lo general se enfoca en las posibles ganancias.

INVERSIONISTA TIPO E – EL ARRIESGADO

  1. Quiere ganar dinero rápido.
  2. Comprende perfectamente la naturaleza cíclica de las inversiones y sabe que puede haber un alto riesgo, dependiendo del tipo de inversión.
  3. Tiene experiencia en todos los principales mercados de inversión y tiene una muy buena comprensión de los factores que pueden afectar el rendimiento de su inversión.
  4. A este tipo de inversionista, el riesgo de invertir su dinero le hace sentir “Emoción”.
  5. Cuando toma una decisión financiera, siempre se enfoca en las posibles ganancias.

Son estos últimos tipos de inversionistas, los que logran ver las posibilidades tras el alto riesgo. También son los que, gracias a sus altos ingresos, pueden afrontar las pérdidas sin pensar en cómo comerán o pagarán la renta al día siguiente.

Definitivamente no ven las pérdidas como algo divertido y les pueden doler. Sin embargo, están claros que es algo que pasará de vez en cuando y saben que, gracias a la diversificación de sus ingresos, pueden afrontarlas sin pensar que es el fin del mundo.

Por otro lado, aquellos con poco conocimiento, dinero y “aguante”, tienden a ver las volatilidades y riesgos de este tipo de inversiones como un cáncer en etapa terminal.

Piensan que es el fin de su vida y algo a lo que todos deberíamos temer y atacar sin piedad, como bien lo explica The Motley Fool.

¿Y YO, CUÁNTO DINERO DEBERÍA INVERTIR?

Esto va a depender de varios factores, como tu capacidad de ahorro, del tipo de inversionista que eres (mira el segmento anterior) y de tus objetivos a corto y largo plazo. Personalmente, siempre mantengo un colchón para pagar mis gastos mes a mes, y el resto lo invierto.

¿QUIERES GANAR DINERO DESDE CASA?

En este curso gratuito (valorado en cientos de dólares), te enseñaré a definir una idea de negocio, elegir el nombre de tu proyecto y a crear una página web profesional como esta, en tan solo 1 hora.

Home Banner

LOS ERRORES MÁS COMUNES AL INVERTIR

1.     CREER QUE SIEMPRE SE GANA

Hay que recordar que, incluso los instrumentos de inversión más conservadores, tienen consigo algunos riesgos.

2.     INVERTIR POR MODA

Creer que debes invertir porque todos lo hacen, mientras tú:

  • Entras en pánico al ver cómo el valor de tu inversión cae, en lugar de mirar ese escenario como una oportunidad para ser aprovechada, en lugar de salir corriendo.
  • Pierdes el sueño y te preocupas mucho por tus inversiones, debido a que es dinero que probablemente necesitas para cubrir tus gastos básicos.
  • Crees que invertir es igual a: “jugar en un casino”.
  • Aún no eres capaz de leer una hoja de balance sencilla.
  • No tienes idea de qué es un informe anual.

3.     NO TENER UN PLAN DE INVERSIÓN

Muchos se aventuran a invertir sin aún tener metas ni objetivos claros, sin conocer cuáles son sus riesgos, qué porcentaje de pérdida pueden afrontar, o sin tomar en cuenta la importancia de la diversificación.

INVERSIONES DE ALTO RIESGO

¿ES BUENA IDEA INVERTIR DIRECTAMENTE EN LA BOLSA?

Invertir en la bolsa como una primera opción (sobre todo cuando no sobra el dinero), es algo que no le recomendaría a un principiante, por el riesgo que eso implica.

Es más, muchos expertos recomiendan que antes de irte por esa opción, tengas un conocimiento profundo de los mercados, sobre todo porque para invertir en la bolsa generalmente se requiere de un capital más grande (aprox. $5,000.00 dólares), además de que la gran mayoría de las opciones que presentan algunas webs en Latinoamérica, están basadas en vender humo, y encima un humo MUY caro.

Entonces, ¿cómo puedes participar en estos mercados sin correr tantos riesgos? Pues con los Fondos Indexados, o “Index Funds”.

ACCIONES VS FONDOS DE INVERSIÓN

Invertir en un fondo indexado es una forma de inversión pasiva, ya que no necesita que hagas nada (simplemente dejas el dinero allí, y te olvidas de sus movimientos).

La principal ventaja de esta estrategia es que tiene un menor índice de gastos de administración, ya que no necesitan los servicios de analistas de investigación y otros más, que asisten en el proceso de selección de valores.

Estos fondos generalmente se consideran ideales si estás pensando en algo a largo plazo, capaz de asegurar tu jubilación.

INVERTIR EN CRIPTOMONEDAS – UNA VEZ MÁS, ¡CUIDADO CON LAS MODAS! 

Si quieres experimentar con ellas, invierte lo que te sobra, no ese dinero que requieres para mantenerte.

¿Que si yo invierto en criptomonedas? Sí, pero lo hago a largo plazo y solo con el dinero que pude haberme gastado en ropa, ese para el que no tenía un buen uso destinado y que “no me hace falta”.

Esto del Bitcoin y las criptos, me recuerda mucho a lo que he leído sobre el boom de los “puntocom” y a las inversiones en bienes y raíces del año 2006 en los Estados Unidos: todo el mundo quería entrar, porque todos hablaban de las enormes cantidades de dinero fácil y rápido que estaban ganando.  

Cuando ves que hasta la señora de la limpieza (a la que probablemente le cuesta cubrir sus gastos mensuales), invierte en algo, créeme que estamos hablando de una burbuja.

Si crees que para ganar dinero tienes que meterte en algo específico, simplemente porque todos a tu alrededor lo están haciendo, prepárate para perder plata (sobre todo si no puedes afrontar el golpe luego de un gran bajón), ya que muy probablemente termines vendiendo a pérdida, por temor a seguir perdiendo aún más.

Lo que suele ocurrir con el FOMO (que es el “miedo a perderse de algo”, pero con sus siglas en inglés), es que la víctima salta dentro cuando la burbuja de la que te hablo está en su punto más alto, un momento en el que generalmente comprará y ganará una buena cantidad de dinero durante un par de días (o quizá un par de semanas, si tiene suerte), para luego recibir el golpe y entrar en pánico.

TIPOS DE INVERSIONES

¿Qué define las inversiones a largo y corto plazo?

Podemos definir las inversiones a corto plazo, como cualquier inversión donde necesitaremos el dinero en menos de cinco años. Por ejemplo: ahorrar para el abono inicial de una casa que vas a comprar en 2 ó 3 años.

Por otro lado, las inversiones a largo plazo son aquellas que hacemos cuando pensamos que no vamos a necesitar el dinero invertido por los próximos 5 años, y muchas veces quizá vamos a dejarlo invertido durante más tiempo. Por ejemplo, un fondo mutuo en el cual voy a invertir por los próximos 15 ó 20 años.

INVERSIONES A CORTO PLAZO O INVERSIONES TEMPORALES

  1. Cuentas de ahorro
  2. CDT o plazo fijo
  3. Préstamos a terceros con un tiempo de pago menor a 1 año
  4. Bonos de corto plazo

INVERSIONES A LARGO PLAZO O INVERSIONES PERMANENTES 

  1. Acciones o fondos mutuos
  2. Bonos de largo plazo
  3. Propiedad raíz
  4. Criptomonedas o inversiones alternativas
  5. Negocios de otros

EN QUÉ INVERTIR – COMO INVERTIR MI DINERO CUANDO AÚN NO ME SOBRA MUCHO

FONDO DE EMERGENCIA

Primero, calcula tus gastos mensuales promedio, observando los últimos 12 meses. Puedes usar un programa como YNAB para llevar un control mes a mes y ver tus gastos desglosados ​​por categoría.

Una vez que calcules tus gastos mensuales, asegúrate de tener un fondo de emergencia para cubrir de entre 3 a 6 meses de gastos mensuales promedio.

Te aconsejo guardar tu fondo de emergencia en una cuenta de ahorros de alto rendimiento, para que obtengas la mayor cantidad de beneficios y evitar que termines perdiendo dinero por devaluación.

ADQUIERE UN FONDO DE JUBILACIÓN PRIVADO

La jubilación estatal es prácticamente una “bomba de tiempo” que estallará para el año 2050, justo cuando el dinero disponible para las jubilaciones de las mayores potencias del mundo tenga un déficit de más de US$400 billones, según el estudio Viviremos hasta los 100, del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Es impresionante leer que cada 24 horas, el déficit del sistema de pensiones en 8 de las mayores economías del mundo, crece en US$28.000 y que nosotros en Latinoamérica, aún estemos pensando en comprarnos el último modelo de celular, en lugar de ahorrar para la catástrofe que se le vendrá encima a ese 99% de los millennials, quienes no estarán preparados para afrontarla.

Es más, la cifra es tan enorme, que es el equivalente a 5 veces el tamaño de la economía mundial.

PAGA PRIMERO AQUELLAS DEUDAS CON INTERÉS ALTO (TARJETAS DE CRÉDITO)

Paga aquellas deudas con el interés más alto (esas que mantienen un 5% de interés, o más).

Empieza con las tarjetas de crédito, que son un karma del que pocos son capaces de salir victoriosos, ya que cuentan con una tasa de interés promedio superior al 16%.

Una opción es tratar de refinanciar para tener un 0% de interés durante 15-21 meses, a través de tarjetas de crédito que ofrecen en promoción una tasa de porcentaje anual del 0% por ese período de tiempo.

Si no puedes terminar de pagar la deuda en ese lapso, intenta transferir los saldos a otra tarjeta una vez que ese período haya terminado.

Pero mucho ojo, ya que esto sólo te funcionará si cambias radicalmente tus hábitos de consumo para que no caigas en el mismo déficit, tarjeta tras tarjeta.

REFINANCIA AQUELLOS PRÉSTAMOS QUE TIENEN UN INTERÉS ALTO

La refinanciación de un préstamo es un movimiento importante que puede resultar en ahorros significativos. Pero la estrategia también puede ser contraproducente, dejándote en una situación peor de la que estabas antes, y con menos dinero en el banco. 

¿Cómo saber si debes refinanciar? La respuesta corta es que debes hacerlo si estás seguro que terminarás ahorrando dinero, y si no te causa ningún problema nuevo (como seguir gastando descontrolada y emocionalmente, al saber que tienes un crédito al 0% de interés).

Dicho esto, si cuentas con un plan sólido para eliminar las deudas tóxicas (aquellas en las que caes por el consumismo), la estrategia podría funcionar. Pero si no logras controlarte, es posible que termines perdiendo tu casa o que te embarguen el auto.

AHORRA PARA GASTOS A CORTO PLAZO

Si sabes que dentro de algunos meses deberás comprar algo que es necesario (en mi caso, sé que tendré que reemplazar mi computador aproximadamente cada 1.5 años), algunas veces es una mejor idea poner ese dinero en una cuenta de ahorro de alto rendimiento, que invertirlo.

INVIERTE EN BIENES Y RAÍCES

Compra tu primera casa y ponla a generar ingresos. Si eres joven y estás buscando comprar una casa nueva para vivir, tal vez deberías considerar pensar en tu primera casa, como una propiedad para inversión.

Si bien la mayoría de las personas esperan hasta después de que hayan comprado su primera o segunda vivienda, para empezar a invertir en bienes raíces, soy de las que piensa que es buena idea iniciar mucho antes.

Generalmente, nos venden la idea de que el camino correcto es:

  1. Graduarte de la Universidad
  2. Conseguir tu primer trabajo
  3. Buscar tu primer alquiler
  4. Segundo / tercer alquiler
  5. Casarte
  6. Comprar tu primera casa
  7. Tener hijos
  8. Vender tu primera casa y comprar la segunda
  9. Pagar por la universidad de tus hijos
  10. Empezar a invertir

No digo que esté mal seguir esa línea, ya que te da mucho tiempo para construir un buen crédito, ahorrar dinero y disfrutar de tu juventud. Pero si, por ejemplo, tienes 22 años y ya cuentas con un buen ingreso y tienes pocos gastos, esperar hasta cumplir los 30 o 40 años, para luego empezar a invertir tu dinero, probablemente no sea lo más acertado.

Si te gustó el artículo, no olvides pinearlo como referencia.

como invertir mi dinero