ESTILO DE VIDA MINIMALISTA

Hace un par de años atrás, jamás me hubiese imaginado escribiendo una publicación acerca de cómo llevar un estilo de vida minimalista.

Para mí, es casi tan loco como cuando le expliqué a mis amigos que renuncié a mi trabajo, que hoy día soy blogger a tiempo completo y que vivo viajando como una nómada digital.

Para mí, una ex compradora compulsiva, el decidirme a vivir de forma minimalista ha cambiado completamente mi vida.

ser minimalista

¿QUÉ SIGNIFICA SER MINIMALISTA?

Si no estás familiarizado con el término, podría decirse que un minimalista es alguien que decide ser intencional acerca de lo que incluye en su vida, ya sean posesiones, personas o ideas.

Adoptar una mentalidad minimalista es una de las formas más poderosas en que he cambiado mi vida; ha cambiado la forma en que paso mis días, me permite ahorrar más del 60% de mis ingresos y me ayudó a encontrar la libertad de seguir mis sueños.

Como dije en en esta otra publicación, me ayudó a ser más feliz con lo poco, de lo que nunca fui con lo mucho.

Sí, ya sé que gracias a mis negocios gano muchísimo más que antes y podría darme muchos más lujos, pero aún así… soy más feliz con lo mínimo.

Para explicarte un poco más acerca de mi nuevo estilo de vida empezaré por la moda, que sin duda es una de las cosas que más disfruto, pero que hoy vivo de una forma totalmente distinta.

LA MODA MINIMALISTA

Cuentan que, por allá por 1930, la mujer promedio tenía aproximadamente 9 outfits (conjuntos de ropa).

Actualmente esa cifra ha aumentado a 30 (uno para cada día del mes) y, aun así, la mujer de hoy vive quejándose de que no tiene qué ponerse.

Yo era una de ellas. Mi closet estaba lleno de ropa y zapatos que casi nunca usé y gastaba más de 2 mil dólares en ropa y accesorios al año.

Para algunas personas esto puede no parecer mucho y a mí tampoco me lo parecía. Hasta un día en que me senté a analizarlo con honestidad, y resultó que más del 90% de mis compras no se basaban en ninguna necesidad real.

Cuando tomé la decisión de bajar mi consumo, opté por basar mi armario en lo que se llama “guardarropa cápsula”. Básicamente, este es un closet con un mínimo de piezas (muy versátiles) con las que me siento muy cómoda, y que por esa comodidad me encanta usarlas una y otra vez.

UNA DECISIÓN MENOS

Como ya habrás imaginado, por al ser dueña de empresa, vivir 100% de mis páginas web y manejar un equipo de varias personas, debo tomar decisiones importantes todos los días.

Al eliminar la necesidad de decidir qué tipo de ropa me pondré diariamente, me deja ese espacio mental para dedicar mis mañanas a tomar un buen desayuno y a escuchar algo de música, en vez de pelear con las combinaciones de ropa.

A pesar del terreno ganado, este estilo aún no es considerado “mainstream”. Sin embargo, poco a poco ha ido calando en la conciencia social, gracias a que varias personalidades de muy alto perfil están aplicando las bases del minimalismo a sus vidas.

Es más, algunos de los empresarios más importantes del mundo (tales como Steve Jobs, Mark Zuckerberg y Barack Obama), tomaron la decisión de limitar su guardarropa a los mismos colores y a veces incluso al mismo modelo de t-shirt, para dedicar su valioso tiempo a tomar decisiones productivas que les generen beneficios reales.

CÓMO VIVIR VIAJANDO

Esta es mi historia…

Una chica común y corriente, sin fondos, becas, propuestas de empleo en el extranjero, padres ricos, ni nada que pudiera hacer posible su sueño de recorrer el mundo algo fácil de lograr… ¡Pero aún así lo hizo!

Vivir de Viaje

LA VENTAJA DE TENER POCA ROPA

Antes de decidirme por hacer este ejercicio, la mayoría de las opciones de mi guardarropa (y a pesar de que eran muchísimas) no encajaban bien, no me gustaban o simplemente, no me sentía cómoda usándolas.

Ahora tengo muchas menos, pero todas ellas me hacen sentir bien. Definitivamente son opciones fáciles, versátiles, cómodas y combinables.

Otra ventaja es que tomo muy pocas decisiones respecto a mi closet sin perder tiempo valioso pensando en cosas frívolas y a la vez, evito algo de estrés.

QUÉ ES EL “CAPSULE WARDROBE O ARMARIO CÁPSULA”

Según Wikipedia, el “Armario cápsula” es un término creado por Susie Faux, dueña de una boutique londinense de la década de 1970 llamada “Wardrobe” (Armario).

Se trata básicamente de la colección de algunas prendas de ropa esenciales que no pasan de moda, y que luego se pueden combinar con piezas de temporada.

Luego, esta idea fue popularizada en América por la diseñadora estadounidense Donna Karan, quien en 1985 lanzó una popular colección de siete piezas intercambiables de ropa de oficina.

El principio de todo esto es ‘menos es más’ y trata de aprovechar el presupuesto al máximo, creando un guardarropa funcional con ropa de muy buena calidad y adaptado a cada estilo de vida.

¿TE GUSTARÍA SER BLOGGER PROFESIONAL?

Únete a este curso gratuito, en el que aprenderás a definir tu idea y crear un blog o página web profesional, en menos de 1 hora. 

Home Banner

LAS BASES DE UN CLOSET MINIMALISTA

  1. Elije una paleta de color en tonos neutros que combinen con todo (negro, blanco, café, gris o azul marino son buenas ideas), para comprar las piezas bases de tu guardarropa tales como pantalones, faldas, bolsos o abrigos, de modo que puedan utilizarse con cualquier otra cosa de tu armario.

    Después de elegir esos colores base, escoges uno o 2 colores de “acento”, tratando de que sean un poco más llamativos que los anteriores. Estos son los que usarás para elegir las piezas menos pesadas, tales como camisetas, camisas o accesorios.

    Una vez tienes lista tu paleta de colores, todos los elementos de tu closet deben ser intercambiables debido a que las piezas siempre se complementan entre sí.
  2. Considera la forma de tu cuerpo para elegir los cortes de ropa que más te favorezcan, ya que si las prendas que elijes te hacen ver bien (no sólo por moda) es mucho más probable que quieras mantenerlas en tu guardarropa por más tiempo.
  3. Considera el color de tu piel ya que al igual que pasa con el corte de la ropa, algunos colores te favorecerán más que otros tanto por tu tono de piel, así como por la forma de tu cuerpo. Los colores oscuros disimulan y los claros acentúan.
  4. Si vas a elegir estampados, procura que sean de estilo clásico. Recuerda que siempre es aconsejable elegir piezas clásicas para un armario minimalista, ya que la idea es que podamos guardarlas durante varios años.
  5. Asegúrate de elegir piezas de buena calidad. Como la idea de un closet minimalista es tener pocos artículos, las piezas tienden a usarse mucho más, por lo que también se desgastarán más rápidamente. Por eso es importante elegir ropa que esté bien hecha y sea de buen material, para que siga luciendo bien a pesar del uso y lavado frecuente.

EL MINIMALISMO SOCIAL

Aquí le decimos adiós a los falsos amigos (también aplica para la familia y las relaciones tóxicas).

Personalmente, elegí pasar menos tiempo con personas que me drenan mi energía, para pasar más tiempo con las personas que verdaderamente me hacen sentir feliz.

EL MINIMALISMO DIGITAL – CÓMO SER MINIMALISTA EN LAS REDES SOCIALES

A veces la vida se puede volver muy complicada, y no necesariamente a través del espacio físico, sino a través de nuestro mundo digital ya que, aunque invisible, este universo puede llevarnos a experimentar una asfixia igual y hasta peor a la que sentimos cuando no podemos movernos dentro de nuestra propia casa.

Personalmente, tanto el Internet como los dispositivos usados para ese fin han sido una bendición, al permitirme tener acceso a una enorme cantidad de información, mantener el contacto con mi familia desde el otro lado del mundo y poder renunciar a mi trabajo para trabajar desde casa, ganando miles de dólares mensuales gracias a mis webs.

Aún con todos esos beneficios, vivir tan conectada también me ha traído dificultades, depresión y estrés, por estar constantemente bombardeada con información.

La comparación en redes sociales es (como leí en algún lado), más que un pasatiempo millennial, una afición que incluso puede llegar a ser mortal. Yo también caí, al punto de sentirme miserable y deprimida, porque aún con que logro mi antiguo salario de un año en 1 solo mes, hubo un momento en que no era suficiente.

A TODOS NOS PUEDE PASAR

A pesar de considerarme una persona fuerte y con un alto nivel de inteligencia emocional, muchas veces me encontré comparando todos los aspectos de mi vida (tanto internos como externos), con completos extraños. Comparaba mi vida, con vidas de Instagram.

Eran desconocidos en todo el sentido de la palabra y, sin embargo y de alguna manera, al ver sus publicaciones me hacían cuestionar todos mis logros, mi apariencia e incluso rasgos de mi personalidad.

Comparaba mi “detrás de cámaras”, con su “puesta en escena”. ¿Ves cómo suena tan loco? No puedes comparar tu cara al despertar, con alguien que primero se maquilla, se arregla el cabello, se pone un pijama nuevo y planchado, para luego tomarse una foto diciendo: “I woke up like this”.

Algunos de ustedes estarán pensando que esas comparaciones solo las hacen los tontos, pero todos en algún momento podemos caer el masoquismo de ir a ver qué hace fulanito, una y otra vez.

Independientemente de cuán ilógicas suenen dichas comparaciones, nuestras respuestas emocionales a una simple foto podrían ser tan fuertes, que dominen por completo el sentido de la lógica.

3 CONSEJOS PARA SIMPLIFICAR TU VIDA DIGITAL

  1. Anula tu suscripción por correo electrónico a boletines que no te aporten valor.
  2. Desactiva de tu celular las notificaciones de las aplicaciones.
  3. La próxima vez que tengas cinco o diez minutos de tiempo libre, sal a caminar o conversa con alguien cara a cara.

Finalmente, la moraleja es muy simple: Al tomar la importante decisión de vivir de forma minimalista y concentrarte en tener menos, irónicamente creas en tu vida el espacio necesario para tener mucho más, pero ahora lo llenas de todo lo que realmente hace que valga la pena vivirla.

estilo de vida minimalista