IDEAS INNOVADORAS

Es un hecho que la gente capaz de crear y proponer ideas creativas e innovadoras, tiene mayores posibilidades de que se abran más puertas en su ámbito profesional, y de paso hacen que su vida personal sea mucho más cómoda e interesante. 

Una imaginación productiva, es de los recursos más valiosos que puede tener un ser humano ya que para solucionar problemas, es necesario pensar diferente. Es cierto que todos tenemos ideas, pero éstas no siempre son innovadoras (sólo los más creativos tienden a pensar en nuevas posibilidades). 

A quienes nacen con ese don, la innovación se les da fácilmente. Sin embargo, es muy probable que los creativos más exitosos sean aquellos que consciente o inconscientemente practican diferentes métodos para estimular o cultivar su creatividad. Por eso es muy importante que procuremos estimular ese lado nuestro.

Sin embargo, la mayoría de las personas adultas tienden a sentirse incómodas cuando se les solicita que lo hagan, debido a que desde pequeños nos imponen normas y métodos de enseñanza que no son los más adecuados para sacar a flote la creatividad. Por ejemplo: nos enseñaron a colorear las manzanas con rojo, pero también existen las manzanas verdes, ¿no es cierto?

Entonces, si realmente deseas salirte del molde y descubrir nuevas posibilidades, necesariamente debes incitar tu mente a que piense de forma diferente. Y realmente lo puedes lograr, porque como todo en la vida, esto también es cuestión de práctica y de empeño.

CUÁL ES LA ACTITUD PARA GENERAR IDEAS INNOVADORAS

Es cierto que existen métodos y varios tips para ayudarte a estimular la creatividad y generar ideas innovadoras, pero debes asegurarte de cumplir ciertos parámetros antes de ponerlos en práctica: 

  • Olvida el miedo: Todas las ideas son buenas, así que no descartes algo sólo por miedo o vergüenza, sin haberlo siquiera intentado. ¡Habla, aporta, intenta! Si te silencias, te estás diciendo a ti mismo que no eres lo suficientemente bueno y eso es mortal, porque evitará que tu creatividad fluya. 
  • Aumenta tu confianza: Si no te crees capaz de hacer algo, lo más seguro es que no podrás hacerlo. Ante todo debes convencerte a tí mismo de que puedes lograrlo y para hacerlo, utiliza las afirmaciones positivas para mantener una autoestima alta, y generar confianza en tus habilidades. 
  • Duerme: Una mente que no descansa, no podrá dar el 100% pues está comprobado que hacer un trabajo creativo, consume mucha más energía que uno mecánico o físico. Por lo tanto, dormir todas las noches el tiempo necesario y de forma cómoda, es clave en el proceso creativo. 
  • Toma notas siempre: Cuando practicamos la lluvia de ideas, todo pensamiento es válido. Nadie sabe cuándo ni dónde se le va a encender el bombillo, por lo que siempre debes tener a mano dónde anotar todo. Procura tener contigo una libreta, tu celular, o al menos un lápiz para escribir en una servilleta o un pedazo de papel toalla. 

MÉTODOS PARA GENERAR IDEAS INNOVADORAS

Ante todo, necesitas cambiar tu forma de pensar y abrir tu mente a nuevas posibilidades y para lograrlo, hay varios métodos que puedes aplicar. Aquí te comparto cuáles son y cómo lograr cada uno:

  1. No asumas nada: Lo peor que puedes hacer si intentas generar nuevas ideas o resolver un problema, es asumir. Cuando haces eso, no le das cabida a las posibilidades y por consiguiente, limitas tus opciones.
    Así que aun cuando creas estar muy seguro de que algo se dará de la forma en que piensas, te recomiendo no dejar escapar nada y explorar todas las opciones posibles.
  2. Cambia el ángulo de tu visión: Observar las cosas de forma distinta (“sacarlas de la caja”) abre nuestra mente a nuevas posibilidades. Mirar desde otro punto de vista, te ayudará a identificar aquello que probablemente has pasado por alto anteriormente.
    Cambiar el enfoque es uno de los métodos más viables para encontrar soluciones o generar ideas innovadoras, y un buen truco es hacer o preguntarte lo contrario de lo que quieres lograr.
    Por ejemplo: si eres dueño de un restaurante, en lugar de preguntarte “¿Cómo puedo dar un mejor servicio?”, mejor piensa “¿Qué cosas son las que considero como un mal servicio?”, o “¿Qué no me gustaría que sucediera cuando voy a un restaurante?”. Seguramente así encontrarás oportunidades de mejora en tus respuestas.
  3. Exprésate: Practica actividades que te ayuden a expresar o a desarrollar tu creatividad pues una vez empieces a fluir, tus ideas también lo harán. Algunas opciones podrían ser escribir historias, poesía, tocar un instrumento musical o componer una canción, pintar o dibujar, cantar o bailar, tomar fotografías, esculpir, decorar, coser, experimentar en tu cocina, etc. 
  4. Distráete: Nuestra mente suele tener las mejores ideas cuando está haciendo algo que no se relaciona para nada con el tema que queremos tratar.
    Por lo tanto, uno de los mejores consejos es hacer cosas que te distraigan del problema que intentas resolver. De esta forma vas a eliminar la presión y le darás a tu cerebro el descanso que necesita para trabajar adecuadamente.  
  5. Amplía tu círculo de conocidos: Tendemos a llevarnos mejor con personas que piensan de la misma forma que nosotros, y con quienes tenemos intereses en común y poca confrontación. Sin embargo, para términos de desarrollo de nuestra creatividad, las discusiones (amistosas) son muy productivas. 
    Si te juntas con personas de distintas creencias y convicciones, edades, clases sociales, etc., aprenderás a ver las cosas desde un punto de vista totalmente diferente (independientemente si concuerdas o no con ellos). 
    Y aún si no tienes la mínima oportunidad de conocer gente nueva, intenta por ejemplo pensar en la solución de tu problema desde la perspectiva de alguien 20 años menor que tú (o mayor), pues eso podría brindarte nuevas ideas. 

TIPS EFECTIVOS PARA ESTIMULAR TU CREATIVIDAD

  • Cambia tu entorno: Si permaneces encerrado entre las mismas cuatro paredes día tras día y semana tras semana, llegará un momento en que la monotonía de tu entorno acabará con tu creatividad.
    Intenta cambiar tu lugar de trabajo creativo cada cierto tiempo: ve a un café, a la biblioteca, a la casa de tus padres, al parque, etc. 
  • Mantente siempre en “La Zona”: Si empiezas a trabajar de manera fluida, no pares, ya que debes dejar correr ese “flujo creativo” y aprovechar cada minuto de él. Cuando te sientas inspirado, procura trabajar en un lugar donde nada ni nadie pueda interrumpirte o molestarte. 
  • Desconéctate: Si bien es cierto que las personas y el internet pueden servirnos como fuente de inspiración, en ocasiones también pueden convertirse en una distracción no productiva. Por lo tanto, de vez en cuando es bueno trabajar “desconectados”, para poder obtener mejores resultados. 
  • Diviértete: El buen humor es un punto esencial para el proceso creativo, porque una persona que trabaja estresada o triste, no producirá buenas ideas. Es muy importante que te relajes y que busques la forma de divertirte mientras trabajas, porque así ayudarás a que tu creatividad fluya. 
  • Haz algo nuevo: Exponerte a nuevas situaciones o experiencias y leer o escuchar nueva información, te obligará a pensar y actuar de manera distinta a la que acostumbras. Eso básicamente se traduce en ejercicio para tu mente, y en estimulación para tu creatividad. 
  • Sueña despierto: Ya dijimos que es importante “ejercitar” nuestra mente, pero que también debemos dejarla descansar. Si al acostarnos nos quedamos simplemente mirando el techo, pensando en todo y en nada a la vez, nuestra mente divaga y de esta forma se relaja.
    Hacer este “ejercicio” antes de dormir puede ser muy productivo. Quizá en la mañana cuando despiertes, tu subconsciente pueda darte las mejores ideas y entonces (tal como te dije más arriba), ¡recuerda tener papel y lápiz listo!
  • Practica la empatía: Aunque seas tú quien está intentando tener una idea creativa e innovadora, pensar en las necesidades de otras personas realmente puede ayudarte muchísimo.
    Bien sea por una idea de negocio o un problema en específico, intenta ver cómo esto podría afectar a alguien conocido y probablemente vengan a tu mente soluciones más completas y productivas. 
  • Crea historias: Algo que personalmente me encanta hacer, es sentarme en una banca a mirar a la gente pasar. Te recomiendo intentarlo: observa todo lo que sucede a tu alrededor, procurando entenderlo a la vez.
    Inventa historias sobre todo lo que ves y procura que sean interesantes y diferentes. Un niño que camina con su madre en el supermercado o una pareja de ancianos tomándose un café, pueden ser una fuente de inspiración.
  • Siempre mantén tu curiosidad trabajando: Cuestiona todo, lee, investiga, entrevista. Si tienes dudas sobre algo, no te las guardes y pregunta por qué. Si un tema te llama la atención, procura aprender sobre ello.
    Si algo no te cuadra, busca otra opinión y si no sabes qué hacer en una situación, pregúntale a otros a ver qué harían en tu lugar. Pon esto en práctica y no dejes que tu curiosidad por las cosas sencillas de la vida se apague. 
  • Conoce tus límites: La creatividad no tiene límites, pero como ya mencioné, tu mente puede agotarse. No fuerces las cosas si las mismas llegan a un punto en que tu salud o estado emocional, se vean afectados.
    Trabaja en conjunto con otras personas creativas, y celebra las ideas de tu equipo como si fueran propias.