La Envidia: Maldición Emprendedora

“Nunca grites tu felicidad tan alto, la envidia tiene el sueño liviano”, dicen algunos

Y es que han notado que en nuestra cultura latinoamericana existe la creencia de que el éxito y la fama sólo los logran quienes tienen un “padrino” con poder o aquellos que por medio de la televisión son “famosos” de forma casi instantánea?

Cómo emprendí sin dinero?

Creé mi propia web profesional por menos de lo que te cuesta un almuerzo en cualquier restaurante, ofrezco mis servicios, vendo mis conocimientos y trabajo de forma remota. 

A diferencia de otras culturas, en las que cuando un emprendedor logra el éxito y la independencia financiera con su idea de negocio, todo el mundo quiere saber quién es y cómo lo logró, en América Latina existe lo que llamo la: Envidia hacia el Emprendedor.

“A mí fulanita no me va a hacer creer eso de que gana $$$ al mes y que con su “blog” le pagan por viajar, porque seguramente tiene una herencia oculta o un marido rico”, es uno de los típicos comentarios de quienes no pueden comprender cómo alguien que renunció a una carrera corporativa para dedicarse a escribir sobre lo que le apasiona, ahora organiza su tiempo como le conviene y disfruta de un estilo de vida que ellos ni se atreverían a soñar.

Y la envidia aparece. Porque la gente se impresiona con los resultados y el nuevo “lifestyle” del susodicho, pero no sabe del tiempo, esfuerzo y sacrificio que hizo para lograrlo.

Nuestra idiosincrasia y la toxicidad de algunas mentes, nos lleva a pensar mal y no vemos que estuvo meses sobreviviendo con sus pocos ahorros hasta lograr las primeras ganancias, las incontables horas de trabajo, la falta de sueño, cuando no pudo ir al cumpleaños de la amiga porque debía publicar una entrada temprano al día siguiente o porque su mejor cliente le solicitó a último minuto un pedido urgente.

  

Ayuda para Bloggers

Únete a una comunidad de más de 4,000 bloggers y emprendedores digitales hispanos que se animan mutuamente, se responden preguntas, comparten ideas, resuelven problemas, juntos: de bloggers para bloggers.  Selecciona una de las 2 opciones y únete a la comunidad de apoyo. 

La envidia es ese desagradable sentimiento que surge cuando notamos que otra persona posee una cualidad, alguna cosa o un trato que pensamos es inmerecidamente bueno  y que querríamos para nosotros (porque nosotros SÍ lo merecemos). Es una sensación completamente humana y, sin embargo, nos genera malestar y desconfianza hacia los demás.

Para comprenderla basta con mirar a nuestro círculo inmediato y veremos como aquella persona que ha logrado desarrollarse personal o profesionalmente es mirado con desconfianza y recelo por parte de otros individuos… como si fuera un ladrón, como si hubiese robado algo que no merece.

El problema es que creemos que el éxito viene por sí solo, que es regalado y no nos gusta esforzarnos. Dejar un trabajo “estable” para asumir un riesgo tan grande? Nunca….más vale malo conocido que bueno por conocer. Renunciar a mi carrera para aventurarme a crear un blog? Yo no estoy loco….más vale un pájaro en mano que cien volando.   Y a esto le podemos agregar la presión social y el miedo al qué dirán que siente el 95% de esos que odian su trabajo, que muchas veces es el impedimento para que gente con muchos sueños y grandes ideas nunca inicie algo por su cuenta, temerosos de que si algo no sale como planearon serán el objeto de la burla de los demás, sin darse cuenta que el mejor aprendizaje llega a través de nuestros errores. Sólo hay que tomar nota y seguir adelante.

No hay cosa más difícil que fallarnos a nosotros mismos. Vivir el resto de nuestras vidas preguntándonos qué habría pasado si lo hubiésemos intentado será un peso que nos acompañará hasta el último día. Ver que otros tuvieron tus mismas inquietudes y se atrevieron a dar ese gran paso logrando el éxito que siempre soñaste, puede convertirte en alguien que por siempre sentirá la “envidia emprendedora”.

Sé que llegará el día en el que nuestra sociedad reconocerá el indiscutible mérito de quienes trabajan duro y se entregan al 1000%  esforzándose por sus sueños, en lugar de sacrificar su vida para cumplir los de otro.

Pero mientras tanto mis queridos emprendedores… cuéntenle a todos que aunque hoy probablemente trabajen el doble, lo hacen con la alegría de saber que con el tiempo las ganancias también se verán multiplicadas. Que despiertan y se acuestan satisfechos por el simple hecho de que este es el camino que siempre soñaron recorrer. Que otros no se atreven?  Ese es su problema.